Nada hay más apasionante que el interior del hombre.
Como dice el poeta: “En ningún lugar, amada, llegará a haber mundo, sino dentro”.
¿Por qué no bucear juntos en estos mundos por desentrañar?