CHARLAS

SANTOS DE MIERDA

El celo por tu cuerpo me consume

El pecado ha distorsionado la visión que el hombre tiene acerca de su propio cuerpo y sexualidad. Lo que nos dice Jesucristo de nuestro cuerpo supuso una gran revolución, como ahora sería revolucionario. Vale la pena escucharle, y ver lo que significa para él, hasta el punto de poder escucharle que “el celo por tu cuerpo me consume”.

Dichosa herida

¿A Cristo le seguimos por el camino de la perfección o por el camino de la debilidad? En la debilidad le seguimos y se nos hace presente. De modo singular, en la confesión, donde hay una presencia suya sobrenaturalmente intensa y transfiguradora.

Pasemos del huevo al chuletón

La Iglesia, como madre, nos enseña a caminar al culmen de nuestra vida, que es la Pascua. Y nos acompaña tratando de que ablandemos nuestro corazón, que seamos más tiernos, que vivamos sintiendo (sin esas excitaciones artificiales y morbosas), vivir con un corazón tierno que siente en todo de manera limpia y sana. La cuaresma, por ejemplo, es un tiempo en el que podemos ver la pedagogía de la Iglesia para recorrer este camino. En la base de esta pedagogía se encuentra la exigencia de Cristo de darnos a los necesitados, o mejor, de descubrir necesidades en mis cercanos y vivir implicándome para cubrir sus necesidades. No dar de lo que sobra, como la gallina que pone un huevo y sigue tranquila, sino como el cerdo, que para dar a comer un chuletón tiene que entregarse.

Entramos en Dios por la materia

Una de las verdades que más pueden escandalizar es ésta: sin agua no hay cristiano, sin pan no hay eucaristía… Es la dinámica de la Encarnación, que no se para en el Dios hecho carne, sino que es universal. La sacramentalidad universal, se acentúa en la liturgia, en la Iglesia, que genera una sacramentalidad que nos pone en contacto con el mismo Dios: en la materia se nos da la misma vida de Dios, su Espíritu, su santidad, su poder. Además, se nos ofrece un conocimiento por comunión: no por la razón, ni por el sentimiento, sino también por comunión, que es el mayor conocimiento.

Siempre construyendo
becerros de oro

Ser viajeros en la noche comporta -es causa y consecuencia- de unas distorisiones en nuestro corazón muy profundas. El seréis como dioses es una insidia que ha entrado en nuestro corazón. No acertamos a reconocer a Dios como Dios, y a nosotros como criaturas. Continuamente estamos construyendo becerros de oro ‘cristianos’ que sustituyen a Dios: son más fáciles, cómodos y nos dan satisfacción. Pero no tienen nada que ver con el seguimiento de Cristo: no nos santifican esos becerros de oro, pero nos contentamos con ellos. ¿Qué becerros de oro son más típicamente cristianos?

Domina el tiempo,
o el tiempo te dominará a ti

Comenzar cada día con un un momento de oración en el que agradecer el don de la vida, y ofrecerme a Cristo para que viva y actúe entre los hombres ese día sirviéndose de mi persona. Y rezar todos los días todos por todos. El tiempo nos esclaviza cuando lo idolatramos. Para santificarlo, es preciso dominarlo: decidir a qué lo voy a dedicar. Esta forma de vivir el tiempo como cristiano, con sentido, con alfa y omega, es posible solo con una ascesis del tiempo, y con oración matutina. La oración de la mañana decide nuestro día.

Coordenadas Hakuna

Y ama lo que queda

Vivir en cristiano es vivir soltando todo aquello que me esclaviza, pero también es amar lo que queda. Como decía Santa Teresa de Avila, "la humildad es la verdad". Y amar la verdad de lo que soy es dar gloria a Dios. Amar y aceptar nuestras pobrezas, limitaciones y debilidades, es por tanto, tomar conciencia de que Dios es el que hace maravillas en mí y que no son mis méritos y mis conquistas las que me acercan más a Él.

Vivir soltando

Para conectar con la vida

La cubierta del secularismo

Viajamos en la noche, pero el Señor habla de “envíos”: os enviaré profetas y apóstoles, por ejemplo. En nuestro siglo se ha infiltrado entre los cristianos un modo de hacer y de pensar que nos hace vivir en la conquista, en vez de vivir en la aceptación y acogida. A esto le llamamos secularismo. Cuando nuestra fe cristiana se seculariza, levantamos sobre nosotros una cubierta, una plancha de acero, que no nos permite recibir. Y lo que nos enseña Cristo es que todo es un don, y el mayor don es Él mismo: el don del Padre. Se sugieren unos cuantos modos de abrirse, y se señalan varias maneras de entender todo como conquista.

Viajeros en la noche

Para entender nuestra situación durante esta vida es imprescindible reconocer que vivimos en una noche. Las relaciones auténticas, las que nos corresponden por el plan de la creación, han sido rotas por nuestra desconfianza y pecado. Vivimos en un permanente conflicto entre lo que anhelamos y lo que encontramos en este mundo y en nosotros mismos. Ser conscientes de esta situación nos explica muchas de nuestras frustraciones e interrogantes. En este contexto sí se entiende que Jesús diga “Yo soy la Luz del mundo”.

¿Perdonar es posible?

No cualquiera puede perdonar. Cuando los cristianos hablamos de perdón, hablamos de una realidad misteriosa, de un don. Solo quien ha experimentado el perdón de Dios es capaz de comportarse así ante las ofensas.

Sí se puede: Hay vida

Vivimos a oscuras. Una de las luces en las que conectamos con Dios es la de tocar algo de plenitud, cuando experimentamos la felicidad. Esos momentos contactamos con una paz y felicidad, con una Vida que subsiste por sí misma. Esa Vida es Dios. Y es que a Dios no se le conoce: se le vive.

El secreto de una revolución

Publicado el 21 may. 2018

Vivir de las promesas

El mundo necesita vida. Y esa vida es la que trajo Cristo. La revolución que pide hoy el mundo, y que los cristianos podemos hacer -la misma que empezó Cristo-, no va por la ideología ni por la moral. La revolución la haremos los cristianos que superemos el individualismo religioso pietista, y solo viviendo la fe en comunión, vitalizados por el pan de la unidad, sanearemos y santificaremos el mundo desde dentro.

Adentro

'Llegará un día, Amada, en el que no encontrarás vida sino dentro’. Algunos viven y otros sobreviven. A unos les viven la vida y otros la protagonizan. Dos maneras de vivir, que dependen de que haya interioridad o no. Necesitamos vivir adentro. Se sugieren cuatro caminos para crecer en interioridad.

SANTOS DE CARNE

Vivir como poetas

Las tres dimensiones de nuestra existencia -cuerpo, alma o psique y Espíritu- necesitan vivir unidas. La cotidianeidad nos exige tanta atención a las dos primeras, que los ojos del Espíritu quedan fuera de juego y cae en desuso. De tal manera que sin levantar un muro entre Dios y nosotros, sin que nuestras actividades sean malas, aunque sigamos dedicando tiempo a rezar algo, sin embargo no rezamos con todo nuestro ser: sencillamente, porque la vida del Espíritu en nosotros no la hemos cuidado. El tiempo de descanso es tiempo para avivar los ojos del Espíritu que habita en nosotros. Y entonces… vivimos como poetas: de qué significa esto es de lo que trata la charla, con algunos ejemplos.

Incluso para disfrutar de la orgía,
el ayuno

La distancia que hay entre cualquier realidad y la realidad a la que apunta, entre la cosa y su sentido, esa distancia es el ayuno. Si entre la realidad y yo no hay una distancia, no hay libertad, por lo que no es posible ni el amor ni el gozar. La relación con el mundo se reduce al uso y consumo de lo que me ofrece, pero sin ser capaz de respetarlo y vivirlo como merece. El ayuno es una exigencia de la vida feliz: incluso disfrutar de una orgía, no es posible sin ayuno. Algunas consideraciones acerca del ayuno, de su origen y cómo lo valora Cristo, pueden ayudar a disponernos adecuadamente ante esta práctica ascética.

Un Dios que nos viene grande

Nos viene grande el Dios que nos explica Jesucristo. ¡No somos capaces de soportar tanta belleza! Un amor tan puro no nos parece creíble. ¡No nos gusta tanta gratuidad! ¡Un Dios que agradece al hombre! Un Dios que se quiera arrodillar a los pies de su criatura: es más, "si no te lavo los pies no entrarás en el Reino", dice a Pedro. Quiere ponerse de rodillas delante de mis heridas, debilidades y vergüenzas. No nos gusta: va contra de esa autosuficiencia que llevamos tan dentro los hijos de Adán. Nos escandaliza y nos hace sospechar que todo sea una invención!

Con cara de resucitados

La resurrección fue un hecho histórico, que cambió la historia y nos confirmó el cumplimiento de las promesas recibidas, y constató que la victoria de la vida sobre la muerte. Pero podríamos decir que la resurrección, en ese acontecimiento, solo empezó. La resurrección sigue: Dios sigue venciendo la muerte, el amor sobre el odio, la verdad sobre la mentira, la belleza sobre la fealdad, la fidelidad sobre la traición… En el corazón y la vida de cada uno, puede vencer. Es preciso creer y confiar, y hacer posible que el poder de la Resurrección -y no solo mi voluntad- actúen en mi corazón. Entonces, ¡se vive con cara de resucitados!

El efecto barra libr

Cuando hay barra libre, parece que quien deja de ser libre es el hombre. Somos santos de carne. Hechos por Dios para disfrutar de los placeres de este mundo. Placeres que son la gloria de Dios. Pero hay trampas. Solo si me acerco con límites a lo limitado, seré capaz de disfrutar del mundo. Si pierdo la austeridad, me posee y no disfruto. Al cristiano, todo le sabe a gloria.

Pedir y se os dará... ¡O no!

¿Cómo seguir creyendo cuando Jesús afirma esto y mi experiencia es que no se me han dado la mayoría de las cosas que he pedido en mi vida? Laura empieza exponiendo su confusión en un par de minutos. Después, D. José Pedro Manglano desarrolla la cuestión. ¿Qué pasó cuando Jesús pidió cosas al Padre? ¿Se le concedieron? El Dios de los milagros es también el Dios del silencio.

Santos de carne

¿Para qué vivo?

De modo consciente o inconsciente, todos los que nos levantamos cada mañana, tenemos un motivo por el que vivir. ¿Para qué vivo? Quizás no es fácil contestar, sin embargo a Cristo le resultó fácil. Termina con un decálogo ingenioso acerca del "servir".

Fe, emoción y sentimiento

Mucho like y poca corazón

Del Ibex al sacerdocio

Conferencia del Padre Alberto Núñez, jesuita.

Identidad e Hidentidad

Un vídeo reciente recoge la entrevista de trabajo a una joven a la q preguntan quién es ella. No quiere su nombre sino q le diga quién es. La candidata se queda en blanco. No sabe qué decir. Muchos viven sin saber quiénes son y entonces inventan Hidentidades. El cristiano conoce su Identidad.

Soledad y Sholedad

Está el hombre condenado a vivir solo? El hombre está hecho consecutivamente de manera en que en su interior habita alguien. Cada alma elige su propia compañía. Depende del espíritu que dejemos que impere en nosotros, vivimos en comunidad o en soledad: Dios es Comunión, el diablo es El que divide, y divide hasta quedarse y dejar solo. La Sholedad es la vida de quien se deja inspirar por el estilo de vida de Satán, la Soledad es amada por el cristiano: por un lado porque ahí habita él, ahí habita su Amor, ahí se encuentra y habita su familia. Por otro lado, porque quien sigue su camino -el que Dios le marca- normalmente recorre un camino excepcional -no convencional- que exige ser incomprendido y que a uno le dejen solo.

Fe no es creer en Dios

Una tentación es reducir la fe cristiana a la práctica de una religión. La religión es algo natural, que da cauce a la dimensión trascendente de cualquier humano, pero que no deja de ser creación del hombre: él hace considerando que de esa manera vence el gran enemigo de la muerte, logra trascenderse. Pero el cristianismo no es sencillamente practicar una religión: es abrirse a la acción sobrehumana, divina. Fe cristiana es estar inhabitado por una persona que es Jesús de Nazaret, resucitado, y por el Espíritu suyo.

Evangelio y Hebanjelio

Arrodillarse y Harrodillarse

Festín de luces o de sombras

A Jesús se acercaban los publicanos y pecadores. Se le acercaban para escucharle, porque se sentían acogidos, comprendidos, aliviados. Encontraban en él algo que no encontraban en el resto de la gente. Él no estaba allí para juzgarles. Estaba con ellos para salvarles

Espera y Hespera

Amor y hamor

Hoy nos adentramos en, seguramente, uno de los temas fundamentales del ser humano. ¿Qué es el amor? ¿Y cuándo amamos con falta de ortografía -hamor-? Nuestro Dios es él del amor, y eso cambia radicalmente nuestra relación con nuestra familia, novio o novia, amigos...

¿Tiene Dios un plan?

Hoy nos adentramos en, seguramente, uno de los temas fundamentales del ser humano. ¿Qué es el amor? ¿Y cuándo amamos con falta de ortografía -hamor-? Nuestro Dios es él del amor, y eso cambia radicalmente nuestra relación con nuestra familia, novio o novia, amigos...

El discernimento

El libro de Kiko Argüello Anotaciones 1988-2014 comienza con un primer punto que dice: "¿Qué es ser cristiano? Tener discernimiento". En esta charla de la serie "Vivir con relieve", D. José Pedro Manglano desengrana esta idea del discernimiento que se produce de la presencia viva, de un Dios vivo en toda alma viva.

Convertir la vida
en una obra de arte

La tarea del arte, según Hegel, es transformar en ojo toda figura, en todos los puntos de la superficie visible, de modo que en ese ojo, el alma libre se de a conocer en su infinitud interior. ¿Cómo convertir, entonces, nuestras vidas es arte?

6 consejos para el corazón

Se trata de seis modos de cuidar el corazón: ese lugar íntimo, profundo, en el que resido yo. El corazón tiene memoria, guarda todo lo que le va pasando, no pierde nada, no omite nada... todo lo que pasa por él, permanece.

SANTOS DE COPAS

Madurar es ganar libertad

Todos tenemos experiencia de que estamos ‘desintegrados’. Eso nos hace sufrir, pero podemos adoptar estilos de vida que nos vayan integrando. Platón advierte que algo ha pasado en la historia de la humanidad por lo que el hombre está desintegrado: esto es, dividido, sin orden entre sus dimensiones. Quiero una cosa, me apetece otra, me gustaría otra, y todavía hago otra distinta a las anteriores. Es bueno conocerlo para no asustarse, para no huir de nuestra realidad sino aceptarnos pacíficamente. Se sugieren varias formas de integración -Cristo vino a liberarnos de ella-, y se proponen nueve dimensiones de la vida que conviene cuidar: las nueve todos los días de la semana, y todas las semanas del año.

Saciarse

La Misa

Hoy intentamos entender qué es realmente la Misa. No se trata de una explicación de las partes que tiene, ni de cómo se realiza. Se trata de buscar qué hay realmente allí, en ese acto. ¿Qué es lo que se me escapa? ¿Qué es lo que intuyo que hay pero no logro darle nombre?

La piedra del tropiezo

¡Santos ya!

¿Santos...? ¿Ya...? ¿Qué significa esto? Santos son los grandes personajes de la historia, esos que debieron ser como San Juan Pablo II o San Josemaría Escrivá. Eso pensamos: que nosotros estamos muy lejos y, qué si llegamos, será dentro de mucho tiempo, después de recorrer un largo camino. Hoy vamos a descubrir lo equivocados que estamos, que no hace falta ser perfecto, ni un buenazo... Vamos a descubrir que la santidad no es tanto un camino, sino un compartir lo más íntimo de nuestro corazón con Aquel que sabemos nos ama. Con Aquel que comparte nuestra condición de hombres.

No somos la religión de la cruz

Esto es muy importante que lo entendamos. No somos la religión de la cruz, somos lareligión del amor. La cruz, el sufrimiento, el sacrificio, no son importantes por si mismos. Solo sonimportantes en tanto que son medida de nuestro amor. Es algo casi accidental. La vida delcristiano es complicarse, es no buscar la comodidad. No porque nos guste el sufrimiento, sinoporque nos gusta darnos. ¿Me he dado lo suficiente? ¿Me he montado mis propios planes? ¿Olos he montado para otros, para darme?

Lo primero es lo primero

¿Hago bien oración? ¿Cómo lo hago? ¿Voy buscando tener sentimientos "bonitos"?

En la oración cristiana, como en todo en la vida hay que tener en cuenta una regla de oro: lo primero es lo primero, lo segundo es lo segundo y lo tercero es lo tercero. Esto, que parece simple y obvio, es la clave para rezar bien.

La Misericordia es cuestión de Fe

Hoy vamos a descubrir que vivir la Misericordia, como nos invita el Papa, no es cuestión de voluntarismo o ganas. Eso también es importante, pero no es lo esencial. Lo realmente importante es la Fe, solo conociendo al Padre podremos vivir la Misericordia en su plenitud.

El nombre de la Confesión es Misericordia 

Hoy vamos a hablar de la confesión... ¿Es una represión? ¿Un instrumento para culpabilizar y controlar? Vamos a descubrir que es el mayor regalo de Dios al hombre, un regalo escrito en clave de Misericordia. Todos lo quieren, todos lo buscan... Seguiremos lo que el papa Francisco dice de la confesión para entenderlo mejor.

Como la sal en la paella

Muchas veces los cristianos nos sentimos sometidos a mucha presión. En la universidad, en el trabajo, nadie piensa como nosotros. Parece que somos diferentes a todos, nos entran dudas, ni siquiera sabemos si estamos realmente seguros de lo que decimos.

Esto nos puede hacer sentir inseguros, pero es fundamental que nos demos cuenta de que es normal que sea así. Hoy vamos a aprender eso: somos la sal de la tierra.

La lengua y la vida

Nunca usar mi boca para la crítica, ni para la queja, ni para el engaño. Eso es algo precioso a lo que se nos invita a los cristianos. Pero, ¿podemos hacer? ¿Por qué me cuesta tanto no quejarme? ¿o no criticar? ¿Cómo puedo liberarme de eso que tengo dentro de mi?

Escandalosamente alegres

"Estad siempre alegres en el Señor".

Esto es lo propiamente cristiano, es la esencia. Es lo que llama la atención a la gente de fuera y lo que mantiene enganchados a los creyentes. Lo fundamental que Dios aporta a mi vida es paz y felicidad. Una felicidad que es Alegría completa y real, tan grande, que resulta "escandalosamente alegre".

Cristianos que no se enteran I:
Las dos miradas

Las dos miradas

Con este vídeo damos comienzo a un trío en el que intentaremos ver cómo es el cristiano. En este mostramos las dos posibles visiones, las dos miradas o formas de enfocar el cristianismo. ¿En cuál dirías que estás tú?

Cristianos que no se enteran II: La dimensión perrofláutica

La dimensión perrofláutica

¿Sabías que el cristiano y el perroflauta tienen mucho en común? ¿Es la primera vez qué oyes algo así? Te invitamos a que veas el vídeo y lo descubras. ¡Te vas a sorprender!

Cristianos que no se enteran III:
La dimensión kenótica

La dimensión kenótica

¿Kenótica? ¿Y eso qué significa? Adelante, ¡descúbrelo!
Este vídeo podría llamarse "cristianos esforzados" , si en el segundo veíamos la parte más hippy del cristianismo, ahora os invitamos a que descubráis la parte que requiere de nosotros.
¿Qué tenemos que hacer para avanzar en la vivencia espiritual?

Sexo sin gravedad

Hoy nos adentramos en uno de los temas peor entendidos: el sexo. Te invitamos a que veas el vídeo y te dejes sorprender, probablemente nunca hayas escuchado una explicación así.

¿Alguna duda?

¡Escríbenos y estaremos encantados de atenderte!

¡Gracias!
This field is required
This field is required
This field is required